Mi ángel asesino

poema de Rodrilundain

Entonces que será de mí, mi ángel asesino...

Si tú ya no estás para cuidarme...

Mi corazón llora por aquella que
hoy convertiste en cenizas...

Vagare el resto de mis años
por las calles saboreando el perfume de la soledad?

Buscando el rostro perdido en estatuas de sal?

A cada paso que doy siento más fuerte el olor de la muerte.
Soy un espíritu sobre un cuerpo natural.

Inherente... frío... vacío...
Perdido en las sombras de este laberinto.

Que será de mí, mi ángel asesino.

Comentarios sobre este poema