Volverán...

Volverán las oscuras golondrinas,
los cantores chalchaleros volverán
a cantar cuando amanezca el día
en la espesa finura del zaguán;

cuando se desperezan los gatos
con sus lánguidos lambidos de azafrán
y se pongan en la sombra del sol
sus largos ronroneos a meditar:

Volverán cuando vuelvan las noticias
a instalarse en la boca de la radio
o cuando caiga volando "per saltum"
la cerca del jardín por el espacio:

serán instalaciones verdaderas.
la luz dará firmeza a las imágenes.
vivir será tan fácil como siempre.
sea dolor o bondad...¡será tan breve!

La verde sensación de primavera.
las flores del lugar en el ombligo
un pájaro cantor desafinado
estará retozando en el camino:

un poco más y estaremos en el cielo
mirándonos aquellos cuerpos hermosos.
venimos lentamente amargándonos
y este amargar dura...¡tan poco!

...en vez de contemplarnos suavemente
y considerar que viviremos un instante
sean años muchos pocos o ninguno
todos viviremos lo mismo...

abriendo la tranquera amaneciendo
haciendo ruido para acabar la noche
todos viviremos cada día
a despecho de ayer y de mañana.

¿porqué condenar a la existencia?
¿porqué rotular lo inexistente?
¿para qué llorar tan brevemente?
¿para qué reír sin consistencia?

Tomemos cada mate alegremente,
veamos el dolor como un paisaje,
no podremos detener la muerte
ni ella hacer más de lo que hace,

nosotros comandamos el ariete,
nosotros preparamos el menjunje
nosotros nos lapidamos a un yunque
o vivimos convidados a un banquete:

¿para qué esperar más de lo que viene
y asombrarse de lo poco que hay?
todo lo espontáneamente querido
será espontáneamente arena y sal:

La muda eternidad de que venimos
mañana nos volverá a chupar
¡qué gracioso es mirar una burbuja
que quiere condenarse a quedar!

Volverán las alegres golondrinas...
volverán los chalchaleros a cantar:
pero nosotros...¡nunca volveremos!
...es lo mejor que nos podía pasar.

Comentarios sobre este poema