Soneto a la poesia

La poesía me sirve de consuelo
Como una droga gratis y eficaz.
Evita que retorne a mis lúcidos días
Y se ríe conmigo cuando quiero llorar.

Mis amores como fotos derretidas
Los reconstruye con esplendor y halago,
Para qué yo me crea alguna vez galán:
Ella desliza bajo la alfombra mis fracasos.

Me abraza con ternura algunas noches
Y me hace recordar las alas que no tuve
Cuando perdía el tiempo en lugar de amar.

No sé hasta cuando le contaré intimidades,
Que escuchará sonriendo más de alguna mujer.
Pero con ella busco aún El Dorado de verdad.

Comentarios sobre este poema