Eres libre

Déjame en libertad
Ahora y para siempre
Dejame en libertad

Déjame ver lo que siempre quise
Déjame oír lo que me hace falta
Déjame tener un respiro entre el mar de luz con el que me has cobijado en tus brazos para jamás volver a quedarme estático en el viento.

Quiero ser libre
Desde ayer hasta mañana
Quiero ser libre

Quiero recordar aquellas tragedias insípidas
Quiero anhelar de nuevo la sangre del ocaso
Quiero regresar a aquel tiempo en donde no importaba si soñaba o moría esperando a que el reloj dejara de moverse y el soplo de mi vida se escapaba por la ventana.

Necesito
Hoy
Necesito

Necesito la protección de tu espalda encorvada
Necesito la fuerza de tus piernas cansadas
Necesito que tus ojos empapados de esperanza desnuden la sombra eclipsada de mi alma para que me recuerdes cada día que la bondad no ha abandonado aún mi cuerpo marchito.
Así quizás nazca una flor en el barro y cada pétalo caído me transporte a cuando la oscuridad me aterraba.
A cuando la vida alcanzaba.
A cuando de ti no necesitaba.

Sin embargo aquí estamos, acurrucados al borde de los días, indiferentes a cualquier raíz torcida, a la espera de nada cuando ya se ha entregado todo.

Te dejo en libertad
Desde ahora y como siempre
Eres libre.

HT

Comentarios sobre este poema