Por si acaso no vuelvo

poema de Penelope

Por si no acaso no vuelvo, ponte en pie
Sé tórrido molino de aspavientos
Incuba las pláticas de un buen café
Y no te atragantes con sancocho de conocimiento.

Por si acaso no vuelvo, no me iré.
Seré la Carmen de tus detrimentos,
por eso, por si acaso muero: viviré.
Y seré Lolita en tus escarmientos.

Por si acaso soy orgullo, que lo soy
déja que me marche sin saber adónde voy.
Déjame sin quererte querer en todo lo que doy.
Y cántale a mi tumba en un día como hoy.

Déjame ser Penélope en la pacotilla de tus huesos.
Sin ser bella ni libre ni de tí ni de mí.
Por si acaso es verdad que así me di en mis besos
en este corazón titánico, así es como me sentí.

Y léeme quizás atropellada en estos versos:
y rocíame quizás en brazos de queroseno:
y perdóname por todo lo que aprendí:
rescátame: por si acaso no vuelvo.

Comentarios sobre este poema