Ingles borrascosas

poema de Penelope

La tutela de tobogán de piel canela
licenciando la lengua por el estrecho
de una ingle, mientras la otra espera
en medio un foco que agoniza maltrecho.

Una colina succionada por labios gruesos
que tildan un abismo encarcelado en la mente,
siguen la inercia déspota de esa curva pendiente
hasta llegar al grito abrupto en su culto ninfómano.

Por esas ingles borrascosas, firmes , morenas,
autopistas de besos sin peaje ni protocolo de caricias,
morada de la esfinje clitoriana que canta cuál sirena
rogando ser embestida por el terror de esa erótica pericia.

Por esas ingles paralelas, orillas de esa isla bendita
se escurre el deber de la belleza por crear belleza,
por esas lenguas ramificándose en una llaga ventrílocua
que desmitifica claves de un placer de gran nobleza.

Por la femenina comisura de esas líneas perfectas
se aventuraron los deseos rehenes a escaparse,
por el pasaje prohibido de esas ingles tan tersas
un aroma de caverna mudó la noche con su pelaje.

Comentarios sobre este poema