El atlas de mi piel es noche.

poema de Penelope

El atlas de mi piel es noche .

Y como un broche luce él.

El cotarro de las cigarras,

la reencarnación del cigarro,

el pródromo de la guitarra:

levita un sueño bizarro.

Salgo en la portada del espejo:

los ojos que te quieren, me ven.

Son del color de las alcaparras

pero bailan en mares de azulejos.

Somos atletas de distancias:

delfines en las tinieblas,

trenzando la extravagancia

que el arco iris del alma puebla.

Somos rapsodas cuaternarios:

pupitres que lloran en los seminarios.

Y en los cuencos húmedos del salitre

anillos de cristal para esta boda.

El atlas de mi piel es noche.

Henchido de tu ausencia y sin derroche.

Comentarios sobre este poema