Amaneceres de vinilo y cocaína

poema de Penelope

He confiscado boulevares del alba
auscultando el almuerzo de tu tarde,
peinando la cofradía de nubes cansadas,
he dormido remediando soles que no salen.

Amamantando uñas huérfanas de calcio y carne
he cometido delitos bajo pueriles sotanas,
masturbando el ateísmo impío de mis muslos
he delinquido el testamento de las agallas.

He acontecido amaneceres de vinilo y cocaína
pudriendo fotografías de años en bancarrota,
he vendido maleteros a horizontes de misantropía
barnizando mis párpados con saliva de tu boca.

He patrullado calles de zozobra y Tarantino
patrocinando venas en ojeras demacradas,
he infectado el orgullo de las putas baratas
en las que hundiste tu hígado interino.

He emparedado juventudes de polvo blanco,
esnifando sinopsis de almas en bacanal,
he claudicado circos de besos en soslayo
y enterrado madres que dejaron de llorar.

(23 de Octubre de 2018)

Comentarios sobre este poema