Fuiste tú

poema de Ker

Fuiste tú, esa alma acendrada en aquella noche de pasión interminable, donde mi cuerpo se mecía con el tuyo.
Lo inesperado ocurría; me uní a tí, nos encontrabamos en sintonía; mi corazón se aferraba a ti.
El deseo y la pasión; lo único que divagaba por mi mente en ese momento.
Esa imagen de nuestros cuerpos desnudos cubiertos por la luminicencia lunar.
El hecho de no tenerte me estremecía, cual placer culposo.
Mis labios ya te resentían, las palabras se debilitaban;
Susurró firme: por favor sigue siendo mia; lo anhelaba màs que nada.
Cada instante vibraba; nuestras emociones resplandecian.
Si que valdra la pena comernos a este nuestro mundo elocuente.

Comentarios sobre este poema