Tienes la Madera.

Naciste bajo el símbolo de lucha en lo bravío,
Con soles en los ojos, mezclados con el mar,
Naciste para un día cruzarte en mi camino,
Y hacer bello el desastre con ese don de paz.

De haber sabido antes que pisaría tus huellas,
Te hubiese regalado mi pecho en carnaval,
Y vestiría de traje mi canto en primavera,
Y regaría las flores que sueltas al andar.

Al ver que la distancia se ha vuelto verdadera,
Te he encerrado acá adentro en un cofre de cristal,
Ahora que mis musas serán tus compañeras,
Asumo nuestra historia como un plan magistral.

Y ¿Cómo no encontrarnos si tienes la madera,
con que construyo PATRIA? y te me haces vendaval,
Y te haces de mi alma de buenas a primeras,
Y me hago fortaleza... si vuelves a mirar.

En fin, y aunque no es todo, te he dicho ciertamente,
Y en resumidas cuentas que no es casualidad,
la convergencia aquella que ha levantado un puente,
Desde mi verbo breve, hasta tu ventanal.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota