MI LÍRICA

poema de Ray Day

MI LÍRICA.
__________________________________

Soy mi canción cuando quiero cantar.
Soy mi propia sinfonía
si en un acorde me quiero sintonizar.
Soy una oración, una plegaria, soy fe y poca esperanza.
Soy muerte y vida cuando es necesaria.
Soy un grano de arena en la playa, soy una roca y
la calle empedrada de una vereda en esta selva encementada.

Soy la acera averiada de un muro caído.
Tu inducida encrucijada, tu laberinto.
Ese del que encuentro salida sin sofocos
ni ahíncos, pues soy todo lo que quiero ser
caminando de prisa, a paso lento,
cuando me marcho y no pienso en volver.

Soy un árbol verde en invierno,
una hoja caída en otoño,
un laurel en verano y la rama de un sauce en primavera
pues porque nací de semilla cultivada profunda en la tierra,
este fruto soy.
Ese hombre sencillo;
a veces bueno, a veces loco, a veces cruel
pero siempre el que por tu amor,
termina siendo fiel...

Soy poesía y soy prosa, un bosquejo
del verso sin esfuerzo que hilvano con detalle
sin que nada me falle.
Porque escribo lo que siento;
lo que quiero, lo que pienso.
-¡Y sin nada a que temer!-

Soy amor, un suspiro y un beso de miel.
Traigo cientos de caricias
y aunque a veces los sinsabores
desprendidos me sepan a hiel;
soy una montaña, un cerro, un volcán,
un frío río, un lago opaco.
La lágrima que llena nuestra laguna
y el mismo mar embravecido
en el que habito feliz cuando tus ojos me sonríen.

Soy tu nido, un pájaro, su cántico
o simplemente alguna pluma posada
en una playa a mi lado del Atlántico.
Soy una hoja de papel en blanco,
sin renglones, a veces con margen y otras sin él.
Una libreta llena de puntos suspensivos,
puntos finales y signos de exclamación.
Soy, sin lugar a dudas, la tinta sangre de tu corazón.

Soy una letra, una palabra,
un verso, una estrofa...
El abecedario completo
de una historia incompleta.
Soy mis propios signos,
mi destino, tu camino y mi propia inspiración.
Soy mucho, soy poco y nada soy.
Soy un loco, un soñador, un niño,
un hombre torpe, pensante con lírica incesante.

Soy toronja, un limón y tu media naranja soy.
Soy un ciclón, un torbellino, un remolino y en tu aire voy.
Soy un paisaje desolado que en un vuelo de pluma
te transforma esa imagen blanco y negro
a una llena de color.
Soy tu conocido, tu amigo,
tu amante y tu fugitivo...
¡Nada!
Solo una lírica asonante que en palabras te dice que
soy tu poeta, tu gran amor.

Raymond Sánchez.

Comentarios sobre este poema