Silencio de radio

El silencio límbico
De aquel que no conoce su destino
Esconde más palabras
Que la charlatanería de muchos
Que, saben o creen
Haber encontrado su camino
Como un bosque oscuro
Que esconde los secretos de civilizaciones pasadas
Como ojos tristes
Que recuerdan con dolor tantas miradas
Algunas bonitas, otras desterradas
Pirámides ocultas, mares inabarcables
Templos perdidos, lugares inimaginables
Ruinas, que esconden amor y miseria a partes iguales
Corazones, que tras haber luchado
Entran en un misterioso silencio de radio
Que los hace inescrutables
Tanto para la mente de sus portadores
Como para los ojos de sus buscadores
Mensajes ambiguos, cigarrillos y alcohol
Polos opuestos, situaciones fuera de control
Motor de arte y ánimo suicida a partes iguales
Que no cualquier puede interpretar
aunque sea buen entendedor
Supongo que como todo lo que es ambiguo
Queda muy a la interpretación del lector
Pero en este místico e irregular mes de Mayo
Mi corazón ha entrado en silencio de radio.

Comentarios sobre este poema