Un poeta

Era invisible no porque no podían verlo
Sino porque no querían entenderlo.

Desde entonces aquella alma vagaba entre los que creían ser normales
Contando diversas historias inusuales.

En ese momento el orbe empezó a prestarle atención
Sin embargo esto no llenaba su solitario corazón…

Sus historias eran solo animales salvajes
Que a su paso dejaban destrucción.

Una destrucción premeditada
Ya que en cada caos siempre hay una verdad esperando ser hallada.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota