Ruiseñor

Se hallaba la pobre rosa confundida ante las inclementes corrientes de aire,
luchado fuertemente para no destrozarse
de repente, conoció a un ruiseñor herido y quiso ayudarle,
en ese momento oscuro ambos quisieron enamorarse.

Al pasar el tiempo, la pobre rosa fue flaqueando cada vez más
y cada uno de sus pétalos se empezó a marchitar,
tal vez por los recuerdos de su pasado que la hicieron suspirar,
esos quereres insólitos que nunca pudo concretar…

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota