poema de PLATINO

Mariposas fulgurantes
Saludan tu despertar,
Revoloteando anhelantes
Cual abejas, al panal.

¡Óh!, muchacha bella y pura
Mereces mis poesías,
Pues posees la dulzura
Con que almibaro mis días.

El perfume de tu aliento
Tengo estampado en el alma,
A cada paso lo siento
Con regocijo y con calma.

Tus labios, rubí exultante
Conforman con tu sonrisa,
Una hilera de Diamantes
Amalgama.., muy precisa.

Dos ojos negros profundos
Me arrastran a tu interior,
Invitándome a ese mundo
De belleza y esplendor.

Tus manos de aspecto simple
Son dos palomas aladas,
Con la gracia de los mimbres
Y tus uñas nacaradas.

Nada mas, Pequeña mía
Agregare a tu hermosura,
Mi " musa ", divisa el día
Y se esconde.., ¡ Mi ternura !.

PLATINO

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota