ROSA DE ABRIL

poema de PLATINO

De tierras lejanas llegaste un día
Cargada tu alforja de miedo e ilusión,
Mirabas temiendo, quizás no querías
Herirlo de muerte, a tu corazón.

Crujían las hojas doradas de Otoño
Camino alfombrado, que pisa tu pié,
Cordial bienvenida, que pone tu moño
Sobre esa tristeza, que yo adiviné.

Envidia la tarde tu esbelta figura
Tu cara teñida de suave arrebol,
De Lirio tu carne, de nívea hermosura
Cabellos obscuros, realzan tu rol.

Dijiste temblando..., ¡ Te entrego mi cuerpo !
Quisiera gustosa, vivirlo con vos,
Bajaste tus ojos, a ti yo me acerco
Un eco era acaso, tu pálida voz.

Asiendo tus manos, te acerqué a mi boca
Estampé en tus labios mi sello de honor,
Me aferré a tu talle y con ansias locas
Acepté mi niña.., ¡ Compartir tu Amor !.

Te mueves ardiente viviendo ese gozo
Tu entrega es Sublime, jadeando a compás,
Estallas en logros tu ritmo es ansioso
Dejando en espasmos, tu fiebre voraz.

Desatas pasiones que incendian el lecho
Enciendes mi sangre con tinte febril,
Te acunas mimosa buscando mi pecho
Dejando fragancia de.., ¡ Rosa de Abril !.

PLATINO

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota