Y...ANDANDO

poema de Luz

¡Vente...No te vayas!
y dame el aire que me falta
en esas mañanas dormidas y apáticas.

Entra en mi alma cansada
y haz de ella los fuertes cimientos de tu casa.

Que tus fuertes columnas levanten mi tristeza
y la lleven a la alegría de tu infancia.

Que mi dolor muera en tus ventanas
abiertas a mi esperanza.

Y manténme erguida
con mi mirada bien alta,
mientras tanto no cierre mi camino el tiempo
y me caiga en la nada.

¡ Vente...
Entra en mi alma cansada
y dame el aire que me falta.

¡Vente...No te vayas!
Hasta ese día en que yo me vaya.

l

Comentarios sobre este poema