Desfile de Contacto

Hoy voy a drenar de tu cuerpo la sequía
la carencia, la precariedad
con mis manos
impondré un desfile de contacto;
un torrente de caricias
que se desborden por tu playa
que se deslicen por tus cornisas.

Hoy te anuncio
que he de convertirme en ciudadano de tus tierras
en un huésped distinguido
tu has de entregarme las llaves de tu ciudad
en el enraizamiento de nuestras almas
en la evaporación de lo que se presume efímero
en la consumación de lo inimaginable.

Juntos, le demostraremos al mundo
que en la mortalidad se sabe ser Dios.

Comentarios sobre este poema