Las niñas lloran

poema de penny

Las niñas lloran:
Las onomatopeyas las escoltan.
De gallineros y columpios.
De patios y muñecas.
De charol y luces de farolas.

Las niñas lloran.
Las multitudes burbujean sobre los hombros
avituallando los recuerdos en las aceras.
Y más auge se convierte en arco del asombro.
LLoran, para que no las vean.

Recatándose en los matices vagabundos
que los escaparates cotidianos crean.
Salivando los trastornos empedernidos
de sus almas viajeras.

Lloran cuando se estrechan.
Y en lo más cálido de sus ojos
todas las miradas se cierran.

Todas las niñas crecen
para reunirse más con ellas.
Con las onomatopeyas del beso
que lució en alas violetas.
Y el estruendo prófugo del rayo
que se convirtió en bayoneta.
Y las mañanas con pijama de auras
que no sobrepasaron los valles
donde los sueños se encierran.
Y las barbas de los imposibles se afeitan.

Y siempre, siempre se acuerdan.
De sus pasos acordonados a las sendas.
Que una vida es una niña que llora.
Una niña que sueña.

Comentarios sobre este poema