Impasible

poema de penny

En tí se inmutan, no se perturban los aguaniles.
Decrecen a distancia, los pétalos de las nubes.
Insuflan horizontales las aguas, de ocasos seniles.
Y en los deltas del alma, reman impasibles.

Adoban las harpas de vientos polizontes
Sus cuerdas aladas como diacrónicas baladas.
Flotan en el sur de tu nombre, ecos sin orden
auréolas que callan dentro de tu mirada.

Fenecen los estandartes de mis latidos
fibrilando en pupilas del horizonte.
Como torres hechas de palillos
tiemblan los péritos de las aves.

Fotógrafo de sombras que pertenecen
a las marchas dúctiles de los antepasados.
En los témpanos de la historia se oyen
Como santeros de una tierra que entraño.

En el árido beso que no nos damos
se acuestan abrazos sin techo.
Parecemos una muchedumbre de pocos
Como ciempiés por la pared trepando.

Las tráqueas dormitan adagios del olvido.
La leña cuece en los zapatos nevados.
De un roble tan impasible
Como impasible siempre ha sido.

Comentarios sobre este poema