Chica Rota

poema de Pamela

Estaba tan rota
que por más que sonriera,
sus ojos se ahogaban,
en ese mar negro de lágrimas vacías.

Jamás esperó sentirse,
tan vacía de sueños,
Nunca se apagó tanto de sus pasos,
que no sabía cuál era más
oscura si la noche o ella.

No sabía cual mirar
de la elección su amanecer,
a cada día que pasará.
Su llanto devoraba,
sus sentimientos sin elección.

No todos sus gritos fueron
al mundo, solamente,
de callarle a las memorias,
las aprisionan al corazón
y ahogan al juicio.

Y no creas que fuera
por un mero romance de
Romeo y Juliet, y al tercero
que era la sangre derramada
y esa alianza de por vida.

Y ta solo esas flores
de quienes no han florecido aún,
de quienes son vacíos.
Ella estaba tan rota,
de los golpes de la vida.