Inquebrantable en todo lugar

poema de Pablo

Sean las 3 de la madrugada o las 5 de la tarde, no importa la hora, ella está y sigue presente. Su tarea es una proeza imposible para nosotros los mortales, es capaz de recorrer los cielos en busca de su presa y a la vez de entrometerse por los confines de los túneles que son hogares de las más pequeñas hormigas.

Es representada de muchas formas, las más comunes son una espada, una balanza, un esqueleto con capa y capucha negras, un espermatozoide fecundando un óvulo, una flecha clavando un corazón... está en el aire, el fuego, la tierra y las aguas. Nada escapa a sus manos, absolutamente nada.

Si no le somos fiel a ella, tarde o temprano nos llegará su respuesta, puede causar asombro o ser esperada, pero tarde o temprano, ella queda de pie y nosotros pidiendo clemencia.

A veces cae cara, a veces cae cruz, son solo los dos lados de su decisión final, que agrade o no agrade, nos recuerda que somos del reino animal. Endebles ante su omnipresencia, a menos que fortalezcamos nuestra creencia, ya sea en religión o en ciencia, para no perder la conciencia.

No es cuestión que sea feminista, tampoco es machista, su visión tampoco es derechista, tampoco es izquierdista, nisiquiera es naturalista, es simplemente realista.

Mediante este texto, que por supuesto no la describe perfecto, quiero rendirle homenaje a su causa y efecto que me mantiene vivo escribiendo estas líneas, que permite que esto que yo escribo pueda ser leído por otra persona, tan vulnerable a ella como yo lo soy hoy en día, como siempre lo fuí, como siempre lo seré. Porque no existe título académico ni años de experiencia que ayuden a superar a semejante maestra que me hace sentir un estudiante en constante aprendizaje.

(sé que no es un poema, pero no encontré mejor lugar para publicarlo que éste)

Comentarios sobre este poema