La Rubia " Segunda Parte "

poema de Pajarofé

No se entendería esta parte sin haber leído la primera
pero ustedes harán como siempre lo que quieran.

Le dí la carta un viernes después de desayunar
a si tendría todo el fin de semana para pensar,
fueron los tres días más largo de toda mi vida
era una moneda al aire, ya no había otra salida

El lunes volví a la cafetería temblando como una hoja
me puse ropa elegante y un perfume de La Toja,
pasaron los largos minutos y élla no apareció,
seguro que metí la pata, seguro que se asustó

Tambien pasaron los días y jamaz la volví a ver
me arrepentí de aquel acto una y otra vez,
fui un estúpido al creer que había alguna posibilidad
de que aquel pedazo de rubia quisiera conmigo desayunar

A la semana siguiente entré a la cafetería como siempre
sin pensar en el futuro, centrándome en el presente,
de repente el camarero me dice : "A ti te esperaba hombre"
ayer por la tarde un mensajero dejó este sobre con tu nombre

Mi corazón se aceleró de una forma impresionante
me puse tan nervioso que se me quito hasta el hambre,
tomé el sobre entre mis manos y regresé a la oficina
quería leer la carta de esa rubia tan divina

Querido Pablo Javier :

Hay que ver como es la vida, que cosas tiene el destino
justo el día que me voy tú llegas a mi camino,
pero llegas algo tarde pues me despedí ese día
cuando leas esta carta ya estaré camino de Alejandría

Me hubiese gustado mucho poder compartir desayunos
yo también miraba tus movimientos y a veces sin disimulo,
tienes unos ojos lindos y una sonrisa preciosa
pero me daba vergüenza acercarme a tu persona

Pensaba que eras casado o que ya tendrías pareja
y que estabas bien atado ya fuera vieja o pendeja,
yo tampoco era muy libre pues también era casada
pero no era muy feliz y lo viste en mi mirada

Pero bueno eso ya es historia y ya no tiene sentido
agradezco tu detalle y que fueras atrevido,
pero he cambiado de trabajo, he cambiado de país,
he cambiado de marido y me despido de ti

Todo quedara en anécdota, en un bonito estribillo,
y siempre seré tu rubia del Renault Kangoo Amarillo.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota