La Rubia del Renault Kangoo Amarillo

poema de Pajarofé

Siempre desayuno en una cafetería muy cerca de mi oficina
y casi siempre coincido con una rubia bajita, guapa y divina
siempre nos sentamos frente a frente pero muy separados
y sé que más de cien veces nuestros ojos se han cruzado

Me pregunto quien será, en donde trabajará
quien la hará reír, quien la hará llorar
que cosas la llenan, de que cosas esta harta
era tanta la curiosidad que decidí escribirle esta carta.

Hola compañera de desayunos:
Eres el mejor digestivo que conozco
pues no hay nada que siente mejor a mi cuerpo
que desayunar contemplando tu dulce carita de
niña buena que nunca ha roto un plato;
no te conozco de nada pero en mi interior
siento como si te conociera de toda la vida,
al fin y al cabo llevo más de dos años viendo
como pides tu café con leche, tu sandwich y tu donut,
desprendes bondad, compañerismo, independencia y
pareces una chica generosa y muy activa;
sin embargo noto una pizca de tristeza en tu mirada,
igual la vida no te ha tratado como posiblemente te
mereces, pero tranquila que las soluciones tarde o
temprano acaban llegando, como dice un amigo y con
razón : Lo que lo humano te niega por un lado, lo divino
te lo termina compensando por otro.

No quiero que estas líneas te confundan, ni te asusten,
ni te lleven a engaños o a comerte la cabeza con cosas
raras, simplemente pretendo que como tú y yo desayunamos
solos el 99% de las veces, pues creo que podemos compartir
esos 20 minutos y hablar del tiempo, o por ejemplo del tiempo,
o del tiempo que hace que no hablamos del tiempo;
Ya sé que también podía haber puesto un anuncio en la prensa
local diciendo : Busco compañera para desayunar de lunes a viernes,
abstenerse las chicas morenas y las que no tengan un carro marca
Renault Kangoo Amarillo matrícula 2065 BFV.

En fin que mi nombre es Pablo Javier mi cedula de identidad 5234567
me gustaría que desayunáramos juntos cada mañana de lunes a viernes
y ojo, no tengo nada que ver con el violador que anuncian en la tele.

Atentamente
Pablo Javier

Lo que élla contestó lo dejo para una segunda parte
muchas gracias por leer y compartir nuestro arte.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota