Engañarse a uno mismo

poema de Pajarofé

Estoy triste sin motivos
pues soy un privilegiado,
quizás me infrinja un castigo
recordando lo pasado.

No tengo de que quejarme
y no encuentro la alegría,
no hay razones para odiarme
pero la risa es baldía.

Quizás lo que necesite
es un jarro de agua fría,
algo que pronto me incite
a detener la sangría.

Voy cayendo en un abismo
del que no veo el final,
me regalaré a mi mismo
un baño de realidad.

Necesito un buen plumero
que limpie con sutileza,
y que ordene con esmero
lo que tengo en la cabeza.

Repito que soy feliz
delante de los espejos,
pero un pequeño matiz,
no se lo creen ni de lejos.

Me dejaste y tengo a otra
y no te hice reclamo,
ya sabes como es la cosa,
un clavo saca a otro clavo.

Sin embargo aquí estoy yo
andando sin un buen rumbo,
gritando soy el mejor,
infeliz y dando tumbos.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota