TIEMPOS OSCUROS

Transportándome en los espejos que rompieron mi alma
Superior a los arboles sin voz.
Observando a los vientos culturales
Callados, atacados.

Los lobos aún comen mi carne, y no se niega esta sangre.
Combatiendo a las imbecilidades de los que tienen hambre.
Resisten los muros fortalecidos
Nosotros que en el sesenta y ocho no vivimos.

Sentado al pie de esta roca, leyendo el mundo.
Quizá fui el primer ilustrado,
Bañado en utopías mujicanianas, mi corazón aún no se ha curado.
y Jamás volví a ver igual a Oaxaca.

Los arpones hieren sobre tierras confusas,
Subculturas juveniles, germinando en la lectura, pican a las medusas.
Las alturas, críticas y aparentes mayorías.
Tormentosas las oligarquías, completas hipocresías

Jamás regresarán los universos poéticos,
Formadas las estrellas de constelaciones culturales
Latinoamericanas, ideas y sus litorales
Seguimos, todavía, todavía.

Efervescentes volcanes, cenizas verdades a medias.
Grandes comedias.
Escucha Grecia: Esparta lucha, y lucha muy bien.
Marginada Atenas, habla también.

Rota mi alma, y rotas las velas de idas.
Construyo a pesar de aquellos que sangran nuestras vidas
Quizá sea el oficio, educar rozando los analfabetismos de los centauros
Aún en estos tiempos oscuros.

Comentarios sobre este poema