TESTIMONIO DE UN AMIGO

Caminando por los senderos del placer
Llegué a lugares oscuros y vacíos
Donde no existe el amanecer
Solo la noche llena de frío

Tomé de la copa del amargo vino
Que me alegró un instante
Para llevarme al desatino
Del paso trastabillante

Visité muchos rosales
Que me llenaron de espinas
Atraído por los encantos banales
Que luego fulminan

Aposté al juego buscando fortuna
Esperanzado en la suerte
Que no llegó de forma oportuna
Con el grueso billete

Y así fueron mis pasos
Y así fue mi vida
Acariciando el fracaso
Emprendí la huida

Hacia el otro camino
Donde el piso no desliza
Donde no hay torbellinos
Ni nada que desquicia

Autor ( Osler Detourniel )

6/11/18
DERECHOS RESERVADO

Comentarios sobre este poema