AQUELLOS BESOS

Aquellos besos eran cada noche

una llama tan ardiente que derritieron los deseos

al extremo de convertirlos en una fragua candente

que encendían las fibras del alma,

para llenar todo el cuerpo de intensa pasión.

Aquellos besos fueron la dulce miel

que endulzó los delirantes sentidos

acelerando los los latidos del amante corazón.

Aquellos besos tenían el aroma de la primavera

cuando fueron abrazados por los rayos del sol

que anunciaban la llegada de un nuevo día.

BARQUISIMETO VENEZUELA 09/10/2019.
AUTOR: ADJUNTA OMAR.
RESERVADOS LOS DERECHOS.

p/1013.

Comentarios sobre este poema