Receptor-remitente

poema de Nix-Atramenti

Hablar es importante,
el mantenimiento de
una comunicación constante.
La formación de palabras, fugadas,
líderes que guían
hasta la libertad.

Expresión,
tan ansiada y deslumbrante,
línea que separa
al creyente del hablante.

Hablante soy,
más creyente me siento,
no de un ser infinito,
sino de la sobra del lenguaje
cuando aparecen los gestos.

Una sola mirada,
impulsos instantáneos,
improvisación entre
receptor y remitente,
donde la palabra calla
y da lugar a
la manifestación de la mente.

Tu y yo tenemos un lenguaje oculto,
camuflado entre miles de aspavientos,
involucrados en la
desaparición del tiempo.

Cara a cara, todo sobra,
más tu simple suspiro
llena de sentido
toda una vida de sombras
que ahora escapan de tu pupila,
iluminando como luz en un prisma.

Comentarios sobre este poema