Te di

poema de Luna

Te dí una rosa,
me cortaste la mano,
me clavaste la espina.

Te alimente con la sabia que nutre
y me dejaste morir de hambre.
No había visto,
tu sonrisa de hiena
ni el disfraz,
ni la falacia.

Ni el puñal,
bajo tu manga,
cuando me abrazabas.

Me heriste,
después que,
cure tu profunda llaga.

Te dí mi abrigo, me arrogaste al frío.
Paloma blanca, me devoro tu fiera.
La luz y me cegaste.

¡Tú lagrima convertí en fértil rocío!

De tu mísera vida, me quede con los harapos.
Te injerte esperanza, me desollaste.
Transfusión de sueño, me desangraste.

Te enseñé a volar,
me cortaste las alas...

Comentarios sobre este poema