La Ciudad del h0llín N° 9

En el trabajo
se corto la luz
y
nos mandaron a la casa;
que alegría!

contar con tiempo que no tenía.

¿acaso existe un mejor regalo?

Lo aproveche.

El gomero fue el indicado, hace un buen tiempo que no podía recordar ya su verdadero color, la mugre muy bien lo escondía.

Disfrute bastante esta labor,
hoja x hoja
hermosa quedo,
hermosa
y llena de color.

Por primera vez me acosté
y al hollín no odie.

¿Que más me escondería?

Autor:
Nico Scepanovic

Comentarios sobre este poema