DULCE VENGANZA

poema de Ney

DULCE VENGANZA

Ya he escogido al amante

Ya tengo el arma perfecta

Ahora solo me falta lenta y tiernamente besarle

Para su corazón en mil pedazos separarle

Y así cobrarle, los corazones, que sin dolor ni pena

A su paso, ha dejado sumidos en una profunda tristeza

Heridos y sangrantes, por culpa de un traidor amante.

Dedicado a aquellos, cuyos corazones guardan cicatrices, como recuerdo de que, alguna vez amaron y fueron traicionados, pero que lograron superarlo

Ney

DERECHOS RESERVADOS

Comentarios sobre este poema