BREBAJE DIVINO

poema de Ney

BREBAJE DIVINO

El café de tu mirada, mi brebaje divino
Mi locura y delirio
Que como un vicio me seduce e invita a consumirlo
¡Oh que sublime delicia, brebaje divino!
Que me transporta a lo prohibido
En el cálido sabor de tu boca…en una noche de frío
Aunque me faltara tu boca, me niego a morir de frío
Sabiendo que, con solo mirar tus ojos, me calientas el alma
Como lo hacen los pecados, no permitidos
Y el amargor de tu boca, para mí el elegido
Un pecado mortal y prohibido ante el que me rindo
Por ser exquisitamente divino

Ney y Alicia Baeza
Dedicado a los amantes del brebaje divino, llamado café

DERECHOS RESERVADOS

Comentarios sobre este poema