No me sueltes

poema de Nancy

No me dejes con el cuerpo vacío,
y que llueva la desesperanza.
No me sueltes
en mi deseo de escabullirme,
a los prados de la añoranza, no...
No me dejes ir,
porque el río crecido será el que me lleve
a los confines de la desolación, arrastrándome en su cruel sedimento
del que no podré escapar.
Átame a tu corazón y envuelveme
en tus brazos
porque no encuentro quien tenga de mí,
compasión.
El amor quizá fue una palabra sin sentido que un día idealisé y creí sentir,
pero a la vez, nadie pudo siquiera equivocarse, y que su corazón, por mí algo sintiera.
No me sueltes hoy cuando necesito,
tu compañía aunque no te vea.
No me sueltes porque eres el único motivo que me mantiene viva.

¿Quién pudo alguna vez decir me ama?
Hoy revisando la viejas gavetas de mi alma y al no encontrar rastros de tales palabras me parece triste tantriste y empiezo a sentirme solitaria y mi pecho se contrae de dolor.
Busco y no encuentro unos brazos que me sostengan cuando quiero sentir a alguien a mi lado y creo que aprender a vivir en esta tierra me queda grande y es entonces que siento que voy como peregrino dando pasos a tientas en lugares desconocidos.

Comentarios sobre este poema