Amor sublime

poema de Nancy

Hoy te muestras tan claro
y lindo frente a mi,
y aquellas palabras
que siempre anhelé están ahí,
en tu boca.
Eres fuego dentro de mí
y mi corazón se quebranta
dando paso a un hilo tembloroso
que se apodera de mi cuerpo.
El contener las lágrimas
no se hace a mi voluntad
y caen, sí, van cayendo gota a gota simbolizando en conjunto a la emoción
de alegría y asombro por tu maravillosa presencia.
Soy tu niña, tu niña amada y tú eres quien cuida de mi.
Me dices: Eres mi pequeña
y me vas susurrando
del amor más sublime que pueda existir.
Las horas pasan y mi sonrisa no se desvanece, pues tú te quedaste en mí ser,
imposible es no sentir el gozo que me traen tus fuerzas y tu Amor sobre mi.

Comentarios sobre este poema