Tus manos

poema de Alnu

Ha pasado mucho tiempo
y sigues siendo más fuerte que yo.
Sé que a veces hay días malos
pero no parece que vaya a mejor.

Aún recuerdo el olor de tus manos
y cómo agarraban las mías.
Y el pecho cálido
y tus brazos cuidándome cada día.

Dime qué no daría,
si todavía estás ahí,
por saber cómo lo hacías
sin dejar de sonreír.

¿Dejaste un camino para mí
o nunca te párate a pensar,
en qué era lo que pasaría
cuando decidiste marchar?

Ahora me veo en el espejo
y mi mirar es tu mirar.
Y mis manos son tus manos
y sigo tus pasos al andar.

Pero aunque mis brazos sean grandes
y sirvan para abrazar,
mi pecho ya no es cálido.
No tiene a nadie a quien cuidar.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota