LUCIFER SIN MÁSCARA

LUCIFER SIN MÁSCARA

Lucífero Lucifer de los malos.
Fuego fatuo de los pecados.
¿Quién dijo que traes luz?
Solo resultas figura de ardiente pus.
Llama que no iluminas a fieles
¡eclipse de tus seguidores!
Lucífero Lucifer de los malos.
¡Yo te desvío de todos mis sueños!
¡Yo te expulso de todos los míos!
Lucífero Lucifer de los Infiernos.
Fuego antropomorfo del miedo
¿quién ha sentido tu calor y consuelo?
Solo derramas contagiosa desdicha de hielo.
¡Lo sepulcral señala tu dedo acusador!

Lucífero Lucifer de todos los malos.
Tú que doblas lomos tan fieros.
Tú que devoras errada fe de muchos humanos.
Tú que trastornas su ambición de los explotadores.
Tú que llevas los pecados del mundo.
Tú que separas lo malo de todos los buenos.
Tú que no sientes pena ni contento,
porque no eres humano de carne y huesos.
Tú que abandonaste a tu padre y madre.
Tú no perteneces a los vivos ni muertos.
Y no enseñas la verdad de las revelaciones.
Por eso no me amas, porque no pertenezco a tus rebaños.
¡Hipócrita!
Y no me amas porque somos muy diferentes.
¡Porque así es mi querer con principio y sin fin!
¡Con los vivos por siempre!

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS
Música: Antonio de Cabezón HESPERIÓN XX

Comentarios sobre este poema