SINFONÍA DE AMOR

SINFONÍA DE AMOR

Cuando todo es para dos,
se anuncia entre versos,
gran concierto de besos.

Y en la mansión de mi ser,
con devoción de mi querer,
¡a pintar lo que ha de ser!

Es noche lenta, calmada.
Y pasos de suave tonada,
avisan que viene mi amada.

Se asombran las criaturas en vela,
callando lo que no se revela.
Es mi gran noche con ella.

Qué preciosos matices de amor,
entre penumbra y candor,
cuando se hace arte y dulzor.

Bello plan de concierto,
cada palmo sensual y atento,
con partitura y contento.

Arte diestro, sin prisa,
sobresaltos ni fría brisa.
Sscht, sscht, sin mucha risa.
¡Qué arte labial emociona!
Y su paisaje de piel ya entona.
Así encanta mi juguetona.

Entre ritmos de marinas oleadas,
cadencias de suaves almohadas,
¡Qué lindo regalo de hadas!

No es menester correr.
Se trata de mucho querer,
¡hasta el amanecer!

Y estando en armonía,
todo es sensual melodía,
que aleja monotonía.

Y por camino dulcificado,
seguimos con acierto y cuidado,
hasta lo ambicionado.

Luego del alegro precioso,
embeleso de un ternario famoso,
se aproxima el rondó delicioso.

Sin embargo, un arte mayor y sabio,
nos dice calma frente al palacio,
y no explote entre gallos bullicio.

No es hora para reírse,
menos para dormirse.
Y lo sublime no es despedirse.

Gracias por tanto esplendor,
cuando ella es fino dulzor.
¡Qué bello concierto de amor!

DESECHOS RESERVADOS DE AUTOR
Acompaña: Música sensual.

Comentarios sobre este poema