ESTA NOCHE Y MI PLUMA.

ESTA NOCHE Y MI PLUMA.

¡Ay, esos quejidos de las flautas!
¡Qué noche más triste ahogando sus notas!

El piano tirita bajo mis dedos
enlazando acordes muy quedos.
Ya no me inspira tu carencia,
pues olvido dictó la sentencia.

Noche lúgubre ya crispa el lomo,
cuando tus recuerdos parecen de plomo.
Tiempo de soledad y vehemencia,
con esta pluma resistiendo tu ausencia,

¡Ah! Qué amiga fiel y rebelde,
a pesar de ti no se rinde.
Y aunque la noche tenga que morir,
esta pluma heroica me alienta vivir.

Cuando ya se despide la noche silente,
va llevando entre sombras lo tuyo distante.

DERECHOS RESERVADOS DE AUTOR

Música:Serenade-Schubert

Comentarios sobre este poema