ASÍ TE RECUERDO

ASÍ TE RECUERDO
Ah, María, María, con alegría.
Mis recuerdos contigo desde aquél día.
Tú con la diestra en el manto, María.
¿Hacia dónde mirabas?
¿A quién buscabas?
¿Acaso llorabas?
Solamente andabas amando la vida,
sin mostrar tu alma herida.
Ahora ya sabes sin duda María,
que no hay peor pecado, María,
que aceptar su muerte la verdad o la vida.
Por eso, ahora María
¡fiesta y algarabía!
¡No a Magdala ni a Santiago, María!
(10/06/2,018)

DERECHOS RESERVADOS DE AUTOR
Música: Edward Simoni “Melodía Desencadenada”

Comentarios sobre este poema