Para un final

poema de Mawtinik

De inmenso amor tus labios pronunciaron
las palabras aladas que se unieron
al viento sordo que voló
olvidando.

De eterna paz tus brazos anunciaron
una mañana tibia y luminosa
para extinguirla luego...
traicionando.

De tu verbo encendido no quedaron
mas que cenizas grises y apagadas
espolvoreando fechas
pisoteadas.

Tuvo tu ingenio acaso la imprudencia
de retener creyéndote segura
un secreto en efímera
atadura.

Mas la verdad no tarda a emanciparse
para brillar rasgando la impostura
cual astro refulgente
en noche oscura.

De tal amor tus manos ensuciaron
el ara dedicado a tu presencia
arrancándole acaso
la inocencia.

Pero en nada le humillan tus acciones
ni tu gesto cobarde le avergüenza
¡A ti misma profanas,
pobre necia!

(Si, es el único poema que he escrito enfadado ya hace algunos meses)

Comentarios sobre este poema