Aunque te quiera retener

Aunque te quiera retener
no hay nada que pueda hacer
te vas igual que los pájaros de su nido
al estar en peligro,
a un lugar donde mis ojos no te vuelvan a ver…

Volaste en busca de otro nido
y astutamente antes de irte
lo planeaste todo, me enamoraste,
me convenciste que después de ti
no hay mañana
y que el amor solo existe en tu mirada

Y volaste, te fuiste de mi lado,
me cortaste las alas
impidiéndome que volara tras de ti,
dejándome con tu partida no solamente
un corazón roto,
sino sin ganas de vivir,

Te aseguraste dejarme atado
a un mundo de recuerdos,
donde no se si fue el reloj que misteriosamente
se detuvo en el mismo instante en el que te fuiste,
o fue la vida misma que para mí terminaba
al saber que ya no volverá a hacerme sonreír tu mirada

No te llevaste absolutamente nada,
dejaste zapatos, vestidos, faldas, abrigos, pantalones, blusas
como sentenciándome a que recordara cada día
las veces que te desnudaba y te hacia mía.

Encadenado a un mundo irreal,
donde el recuerdo era el pan de cada día,
el único recurso que me quedo fue la poesía,
con ella aprendí
que no hace falta tener alas para volar,
y que uno no se muere solo porque un amor se va,
aprendí lo bello que es amar,
aprendí que para poder hacerlo
es necesario a veces tener que llorar,
lagrimas que brotan del corazón
y te enseñan como duele el amor.
Autor: Jaime Mauricio

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota