Eterno retorno.

En la negrura continua. Nada.
La soledad centelleante:
atisbo de dolor.
Poeta que resita,
pero nada a su alrededor,
las hojas en el Exterior,
la penumbra en el interior.
Y.
Y, al final, un eterno retorno
del dolor, mismo, y reiterativo.

Porque la vida, extensa,
continua.
Porque lo versos. Verdad.
Desde el devenir cotidiano.
La rosa, se expresa.
Y el dolor pre-todo.
Nada. Nada hay más allá.
Más allá del eterno retorno,
del dolor mismo.

Comentarios sobre este poema