Instinto natural, no fue mi intención, lentamente caí sin provocación, siguiendo tu sabor continua mi paladar y el ambiente lleno de oxitocinas, de rodillas dando vuelta a la cama, sin dormir, sin soñar, sin tener pesadillas. En el pensamiento y la conciencia te cargo desmayada o quizás tiernamente dormida, no hay palabras de tu boca, no hay textos ni señales escondidas, solo me quedan las capturas que hizo mi cerebro de tu imagen.
Marlon R. Arguello V.
16.05.18

Comentarios sobre este poema