Poema fúnebre de mi amor rupestre

Estoy de último esperando,
con el suicidio de mi musa y espantos,
poetas tristes como yo
con perecederos recuerdos
esperando el cantar de los gallos
de combate Español
y la última canción de la desesperación,
asfixias y danzas de conmemoración,
con flores enviadas en retroceso,
climatizadas e impunes de besos.

Al parecer ronda el duelo en mi amor rupestre,
pasa volando alrededor de movimientos
finos y espantados, la mariposa oscura
de ánimos silvestres.

Se ha ido sin interés de borrar mis letras,
me consoló mientras cambiaba mi lápiz roto.

Marlon Arguello Vargas
Julio 2017

Comentarios sobre este poema