Filantrópicos versos

poema de M A V

No es mía la luna
para descargarla,
no puedo dejar a los
demás sin llorar,
sólo dejo escuchar
el rugir del mar.

En mi oído
un vaso vacío,
las espumas y fluidos
de mi amor hacia la humanidad.

Rompí los mecates,
liberando los escaparates
y las válvulas obstruidas
de los corazones que no laten.

No establezco las estaciones
del año,
pero te puedo amar
en cada una de ellas
sin engaños.

Vos y yo
una misma persona,
comiendote
como la sensación
cuando probé las chistorras.

Mi leve paso,
mi reloj sin baterías,
mi corazón aunque falle
no posee marcapasos,
es puro para vos
cuando soy el conductor
de tu vientre y tu regazo.

Puedo morir en un incendio,
cubriendote a versos,
soy tu salvador;
si dormís
puedo hacerte el favor
de soportar tus pesadillas
ofreciendote mis huesos.

Cocinaré tu comida
preferida,
colorearé de azur
tu hoja blanca - gris
cicatrizando tus heridas.

Marlon Argüello Vargas
13.04.19

Comentarios sobre este poema