MIRO, VEO Y SIENTO

poema de Marisa Femia

Miro y veo ese colorido,
el sueño que se puede tocar,
el laberinto de un pasado.

Miro, veo y siento
Transpasar el tiempo,
entre el verbo de tus labios,
la alegoría viviente del destino.

Tan solo puedo pensar...
eres el camino de un encuentro,
de unos abrazos renovados
y calados en mi alma.

Miro, veo, siento y oigo
olfatear el universo,
sentir la soledad alejarse
por este grandioso sentimiento.

¡Tan solo pido que no te vayas!,
que siga brillando las estrellas
de la constelación de tu guitarra.

Tan solo quiero seguir un deseo...
el de perderme entre tu voz,
recontrarme entre la luz de tus ojos,
pestañear entre las sombras
y acercarme a la infinidad
del suave cielo de tu mirada.

Comentarios sobre este poema