letra suelta I

poema de Mario Red

Soy tan estupido
Cómo el pez que sale del agua,
porque se enamoró de la brisa, que le prometió quien sabe qué cosa, que hizo salir al estupido pez Y murió, por falta de oxígeno. Creyendo que de amor se vive.
Atando cabos sueltos, me pasó
la vida. Aunque los dedos se me quedaron dentro de una vagina, de una gran mujer, por cierto. Aunque su único defecto, es comer dedos de hombres y a veces de mujer. Y esto lo escribo adivine usted, con el único dedo que ha quedado en pie. Aunque no tiene uña, pero huele muy bien.
Perdón por hacer perder su tiempo, pero es mi único talento.

Comentarios sobre este poema