Se va El Minuano

poema de Mario Anonimo

Se va el minuano
Y nos deja un abrazo de despedida
Sus dichos, cuentos y vivencias
Y la llama de su amistad encendida,
Regresa a sus serranías
Al nido de su querencia
Donde no anida la ausencia
Y el olvido no tiene cabida,
Sus pies lo han de llevar
Por las huellas
De Santiago Chalar,
Y su voz como una estrella
En la negra noche lo ha de guiar
Alumbrando el agreste paisaje
De las serranías Minuanas
Que se visten con sus verdes ropaje,
Donde regala el viento
Los aires más puros si los hay
Donde crece el ñandubay
En los montes minuanos,
Los esperan sus hermanos
Los de sangre y de la vida
Tantas historias compartidas
Grabadas en la memoria
Y algunas dejaron cicatrices
Por las heridas causadas
De tantas batallas libradas
A lo largo de su Vida.

Se va el galán Minuano
Con la llama encendida
En su picara mirada
Tantas historias guardas
De noches y madrugadas
Se lleva en sus bolsillos,
Con su hablar sencillo
Como buen campechano
Al igual que sus hermanos
Del Interior profundo
Guarda refranes y mentiras
De este viejo Mundo,
Conocedor de la Historia
Del Gaucho y su linaje
De las rusticas costumbres
Del Criollo gauchaje
De sus luchas y fatigas
De aquellos que murieron
Regando con sangre el suelo
Junto al general José ARTIGAS,
Viejos arrieros de sueños perdidos
Troperos de madrugadas
Sin luz que los alumbre
En las noches de incertidumbre
Arriando estrellas y luceros
Por los campo Orientales
Viejos senderos inmortales
De montes, valles y llanuras
Donde grito su libertad el CHARRÚA
Y sembró en la tierra su herencia
De Gloria y bravura
Que hasta hoy día perdura.

La palabra Adiós no me gusta
Su significado me asusta
Por la frialdad en su acento
Me gustan los rencuentros
Con manos apretadas
Húmedas las miradas
Por la emoción
Del rencuentro
Donde el corazón
Parece no caber en el pecho
Y en un abrazo estrecho
Pueda sentir el corazón del amigo
Como un potro desbocado
Cabalgando Junto al mío,
Por eso Amigo te digo
Jamás te diré adiós
En tu partida
Solo te daré un abrazo
Y un hasta siempre
Aunque quede en mi frente
Como en mi alma una herida
Regresa a tus serranías
Querido Humberto García
Yo me quedare soñando
En silencio con el regreso
Si el silencio será su precio
Matare las horas con tu recuerdo
Y llenare los vacíos
Con el eco de tu sonrisa,
Como el sol que muere sin prisa
Así se pasaran mis días
Mirando el almanaque
Qué día, tras día pierde sus hojas
Como una margarita se desoja
Y se van pasando los meses
Los años y la Vida.

Me quedan en la memoria
Cuanta incertidumbre vivida
Cuanta injusticia recibida,
Y aunque me duela tu partida
Pasaras a otra etapa de tu vida
Bien merecida y ganada
Y por vos tan deseada,
Y al ver que te marchabas
La tarde lentamente se despedía
Llegaba a su ocaso el día
Yo me marche en silencio
Meditando y cabizbajo
Y en la memoria buscare un atajo
Para encontrar el camino
Y volver a mi destino
Me queda, un trozo de tiempo
Para seguir por tu sendero
Te dejo un abrazo sincero
Un hasta siempre compañero
Como una estrella encendida,
Quedará la braza prendida
De nuestra amistad sincera
Por la vida concebida
Que no apagara el viento del olvido
Por todo lo que hemos vivido
Regresa estimado compañero
A vivir tu nueva vida
Regresa a tu Minas Querida
Mientras mi pluma aun encendida
Descansa su emoción en el atril
Regresa a Tu MINAS……………………
Que es mucho más bella en ABRIL.

Comentarios sobre este poema