“Desierto de Sombras y Soledad”

poema de Mario Anonimo

“Desierto de Sombras y Soledad”

En esta noche tan Negra
Tan fría como los desiertos
A solas con mis recuerdos
Y sabiendo que no estoy muerto
Me abrigo acordándome de vos,
Y solo le pido a dios
Que te proteja con su bondad
Y más allá de la eternidad
Alumbre tu destino
Alejando de tu camino
Las sombras y la oscuridad.

Aquella tarde tan gris
Que encontré tu recuerdo
A la vera del camino
Perdido porque si
Aún recuerdo tu mirada
Que sin hablarme me decía
Amor sin ti no soy nada,
Si te vas mi Amor no tardes
Que Si no te encuentro a mi lado
Me envuelve un frio desolado,
Al despertarme en la madrugada
Mi piel desesperada
Necesita tu calor
Si NO te encuentro a mi lado
Puedo morirme de Amor.

Como una braza encendida
Hoy tu recuerdo me quema
Y sangra mi herida
En esta noche tan negra
Dejare la luz encendida
Y la puerta entre abierta
Mi casa toda revuelta
Es más ordenada que mi alma
Y en esta profunda calma
Que me abraza en la soledad
Quiero que sepas Adele
Que cuando te nombro
Me corre un fuego en la Piel.

Aquel día junto al Río
Cuando te escribí este Poema
Con mis manos duras de frio
Destrozada mi Alma por su pena
Sobre un viejo papel arrugado
Todos era gris a mi lado
Y la lluvia mojaba mi viejo abrigo
El Poeta y Mendigo
Se aleja por el viejo camino
Acuestas con su destino
Con su poema en las manos
Mojado por la lluvia cristalina
Quedaron solo mis huellas
Esparcidas por valles y colinas.

Me voy y me pierdo
Como un triste recuerdo
Sin rumbo por el viejo callejón
Que lleva al desierto de la soledad
Donde los poetas dejan su corazón
Sobre las arenas del silencio
Donde desnudan su verdad
Donde la noche están negra
Que la luna NO alumbrado nunca
Donde las estrellas no brillan jamás
Donde Reyna el silencio y nada más
Para volverme sombra
Y ser una roca incrustada
A la orilla del mar enterrada
Que bañan las olas
Rodeada de rotas caracolas
Y Alguna estrella de mar
Que la marea trajo sin parar
Arrastrada hasta la orilla
Y allí quedo……Olvidada.

Aún sigo siendo Aquel
El Mendigo y Poeta
El que escribe tus letras
Y tus poemas de Amor
Soy como la humilde flor
Que nace en las praderas
Que baña con su perfume
Desde el llano a la rivera
Con su colores sencillos
Pálidos y casi sin brillos
Tengo la nostálgica vos
Triste, sencilla y sin emoción
La encontraras en el diapasón
Cuando muere el día
O en la doliente melodía
Con un dejo de melancolía
Que lleva en su viejo violín
Un triste y viejo grillo
Que me acompaña de por vida.

Al cruzar el desierto sombrío
Lleno de sombras y frío
En la profunda oscuridad
Donde solo se respira soledad
Reyna el silencio y nada más
Con su omnipotente ego
Cruzan en la negra noche
Una bandada de pájaros ciegos
En su aletear sin sosiego
Vuelan eternamente sin consuelo
Son las estrellas muertas
De este negro cielo.

Mis pisadas se pierden
En las oscuras arenas marchitas
Donde las almas en penas
Siembran su desdicha,
Lloran los árboles con lágrimas morenas
Regando las semillas de su dolor
Donde las hojas de negro color
Son igual que la flor
Parecen los árboles vestidos de luto
Son unas tristes sombras con vida
Donde es negro hasta su fruto.

Quedaran mis poemas
Perdidos en la huella
Serán como un encendido Tizón
Que te alumbraran como una estrella,
Y en el Negro rincón
De las cosas perdidas
Te dejare una caricia escondida
Y un beso para tu corazón,
Y yo en silencio de mi guarida
Con mi rustica pasión
Recitare este poema
Con la última gota de vida
Que se me esfuma entre las manos
El tiempo Dios tirano
Que todo lo puede
Al igual que cuando llueve
Las gastas chapas de mi guarida
Lloraran con sus goteras
Apagando la humilde vela
Que tiñe la vieja cumbrera
Donde se releja la Luna
En las noches de Abril
Llora mi pluma sobre el Atril
La muerte de su Amigo
El Poeta y Mendigo
Quien en su vida fuera
El Poeta de la nostálgica pluma
Que escribió sus versos solo para una
Aquella que tiene en sus ojos
Las hojas del otoño pintadas
La primavera en su Piel
El verano en su mirada
De Nombre Adele
Y toda la Ternura reflejada en su Cara.

Mario Anónimo.

Comentarios sobre este poema